Las Astrología no es para lavarse las manos

Hablemos de astrología y responsabilidad.

Últimamente vengo teniendo la sensación de que la astrología está ocupando cada vez más espacio. Se habla, se escribe y se lee cada vez más sobre ella y los acontecimientos astrológicos que nos acompañan. Como apasionada por este lenguaje, por un lado me encanta sentir que cada vez más personas se interesan por este idioma o aprenden a hablar en este código para poder comunicarnos también así, ampliando nuestras posibilidades de pensar, sentir y comprendernos.

Sin embargo, también siento cierta inseguridad y miedo acerca de cómo se expande este conocimiento. Cómo se comunica y cómo se interpreta. Me estremecen las súbitas interpretaciones, las etiquetas condenatorias y las justificaciones simplistas en nombre de la astrología, reduciéndola a una pantalla desde la cual juzgar el mundo y justificar nuestros aspectos negativos o las desgracias que nos suceden. Es decir, poniendo toda la responsabilidad afuera y alimentando nuestra posición infantil e inmadura que se encuentra a merced de un “Otro” más poderoso, que puede, que sabe y que es responsable de todo lo que nos sucede.

Resulta muy tentador echarle la culpa a los planetas, los signos, mercurio retrógrado, el eclipse o lo que sea que se encuentre “afuera” de nosotros. Ser víctimas y no tener nada que ver con lo que nos sucede, ni con estar en el lugar en el que estamos nos libera de la incómoda pregunta de ¿qué tengo yo que ver con todo esto?
No creo que todo dependa de unx, así como tampoco creo que todo dependa del afuera. Se trata de un constante y complejo vínculo “adentro-afuera”, y de cómo vivimos ese vínculo y qué hacemos con él.

Hablar sobre los movimientos planetarios, las fases de la luna o los eclipses es hablar sobre el clima astrológico de un momento determinado. Así como el clima meteorológico no determina cómo será nuestro día, el clima astrológico tampoco. Nos influye, nos toca y nos mueve. No nos determina.

Y lo que mueve o aparece en uno, siempre es algo que tiene que ver con uno. También cuando nos sorprende y creemos que no. Ahí más aún está bueno meternos a investigar cómo se conecta este adentro-afuera, no para culparnos, sino para conocernos y entendernos un poco más.

Artículos relacionados

espacio amalgama lavarse las manos x

Las Astrología no es para lavarse las manos

Hablemos de astrología y responsabilidad.
Últimamente vengo teniendo la sensación de que la astrología está ocupando cada vez más espacio. Se habla, se escribe y se lee cada vez más sobre ella y los acontecimientos astrológicos que nos acompañan.

Leer más »